La bonita historia de una joven en el Metro de Madrid que te arrancará alguna lagrimilla