La botaron y estuvo al borde de la muerte, pero vivió. El amor y respeto fueron vitales para mejorar