Emily Bauer, durante unos breves momentos, se convirtió en la camarera más feliz del planeta… pero la alegría, lamentablemente, le duró poco. Llevaba apenas un par de semanas trabajando en un bar de San Antonio, Texas, cuando recibió una cuantiosa propina. Al principio no le dejaron…

Ahora puedes leer el artículo de Cabronazi sobre La camarera que recibió 1.600 euros de propina y descubrió que era un fraude.

También te puede interesar:  Los peores compañeros de trabajo jamás vistos

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.