La caza deportiva y comercial fue prohibida en los parques de España. Una bella decisión a imitar