La cita más ardiente de First Dates: él acaba sin camiseta