La conversación viral de un abuelo que ha arrasado en Twitter