La dejaron atada y rodeada de trozos de pizza junto a una nota. Su familia ya no podía cuidarla