La expareja de Harry describió su noviazgo como “aterrador e incómodo”. La presión la hizo colapsar