La explicación científica a por qué la nieve ‘se quema y no se derrite’