La familia sin huellas dactilares: 3 generaciones a las que les cuesta votar y comprar. Una rareza