La figura de cera de Rosalía en un museo de Barcelona a la que le han llovido críticas