La gente comparte en Internet historias sobre las veces que les llamaron la atención por no hablar inglés en EE.UU.