La historia de lactancia de Tormund inspiró un meme tan grande como su fuerza. Morirás de risa