La historia de una pareja que se bebió por error un vino de 2.000 dólares