La humillaron por no saber leer ni escribir a los 48 años y una amiga le enseñó: “Todo es posible”