La impactante verdad que se esconde tras las olas de calor de cada año