La incómoda escultura de un feto con un móvil hará reflexionar a muchos padres. Nacen con tecnología