La jacana africana protege a sus polluelos escondiendolos entre sus plumas. Solo se ven sus patitas