La joya más vendida en Amazon demuestra que Harry Potter siempre será nuestra saga favorita