La lluvia está sanando las heridas de Australia. Un tercio de los incendios fueron apagados por ella