La locura del niño que sube al escenario durante un concierto de Foo Fighters para tocar Metallica con ellos