La locura se desata con un ‘monstruo’ de las playas de Nueva Zelanda