La magistral respuesta de un pueblo asturiano a los visitantes que se quejan del ruido rural