La maltrataron tanto que no podía dejar de mirar la pared. Su recuperación fue lenta, pero hermosa