La marca de rasuradoras que rompió los estándares e hizo un comercial con mujeres realmente peludas