La marihuana crece como maleza en la tribuna de un estadio argentino, a dos meses del último partido