La nueva ley noruega que podría destruir a muchos influencers si llegase a España