La oferta de trabajo que ha sido calificada de ‘inhumana’ y a la que solo le falta un látigo