La ONU promueve que se coman insectos para salvar al planeta. Acabaría con el hambre del mundo