La pequeña Lilibet Diana no será llamada princesa, igual que Archie. Y no es por su piel