“La puerta del infierno” no es natural, lleva ardiendo 50 años por un error humano