La rechazan por una triste enfermedad, pero no pierde la esperanza de ser adoptada. Ella es Cati