La reina Isabel rompió el silencio luego de las declaraciones de Meghan y Harry. Está “muy triste”