La reina Isabel se despidió de Felipe con una carta privada escrita a mano. Fue su compañero y pilar