La reseña de un comensal ‘alérgico’ que ha causado furor en Twitter: no puede ser más surrealista