La tendencia «Lo que quería y lo que conseguí» hace que la gente comparta divertidas historias de frustración