La torre de murciélagos que ideó un médico y con la que acabó con la malaria