La verdad detrás de una de las fotos más famosas de la historia