La vez que Johnny Depp asistió aparentemente ebrio a una alfombra roja. Le costaba mantenerse en pie