Lady Gaga no quería dejar el maquillaje, pero Bradley Cooper lo prohibió. Luce más linda que nunca