Lagarto se siente perro y adora cuando su dueño llega a acariciarlo. Siempre corre a recibirlo