Las groserías te hacen vivir más largo y con menos stress. Siempre y cuando no las digas a alguien