Las parejas que se enfrentan y discuten viven más años. No hay nada peor que guardarse la rabia