Las “piedras” en las amígdalas son más comunes de lo que piensan. Podrías tener una ahora mismo