Las ventanas de ventilación vertical son un peligro para los gatos. Y aún así, a muchos les da risa