Lavandera nigeriana junta sus manos y agradece la construcción de su anhelada casa. Le tomó 5 años