Le arrojaron ácido y su cara quedó desfigurada. Ahora ni perros ni humanos se atreven a acercarse