Le dijeron que los perros no pueden subir al sillón y él encontró la forma de burlar esa regla