Le hicieron bromas por “vender lazos” en clases. Una empresa la apoyó y le ofreció un trabajo