Le pagan limusinas y tarjetas de crédito. De 100 al mes que le piden cita, pocos adivinan su edad